Saber qué hacer si tu hijo con autismo necesita una maestra integradora o un acompañante externo, es muy importante para poder acompañar su proceso de aprendizaje.

 

Quizás ya hayas presentado todo en la obra social o tu prepaga y aún no obtienes respuestas.

 

Pues desde este post te vamos a brindar toda la información que necesitas para que sepas que hacer para que tu hijo con autismo pueda tener una maestra integradora y la obra social cumpla con este acompañamiento.

 

Inclusión Educativa: el Autismo y la maestra integradora

 

Desde hace varios años, tanto el estado nacional como las provincias tratan de hacer o activar programas para la integración de los niños con CEA en las aulas.

 

Se han escrito muchas resoluciones y leyes, pero la realidad es que estas son muy poco operativas.

 

Por ejemplo, cuando intentas conseguir un lugar para tu hijo en una escuela o cuando quieres mudarte o cambiarte y buscas una vacante, esto se vuelve imposible.

 

En general, terminas en lista de espera o te dicen que esa escuela ya tiene niños integrados y no pueden tomar a tu hijo.

 

También exponen que el edificio no cuenta con las posibilidades para que haya dos niños integrados en un mismo sitio.

 

Esto parece de terror, pero es lo que aún hoy pasa en las instituciones. 

 

¿A  quiénes nos referimos cuando hablamos de niños integrados?

 

 Cuando por ejemplo tu hijo con autismo necesita maestra integradora o un acompañante externo para acompañar sus procesos de aprendizaje.

 

Ahora bien, cuando has logrado conseguir un colegio para que haya integración para tu hijo en esa aula.

 

Primero tienes que presentar los pedidos ante la obra social o tú prepaga para que te cubra ese acompañamiento externo o con una maestra integradora.

 

Entonces, acá radican las problemáticas porque no se logran esas autorizaciones.

 

Diferencias entre un maestro integrador y un acompañante externo.

 

Por lo general, para los niños con autismo; la maestra integradora es el nexo entre el sistema educativo donde asiste el niño o niña y la adaptación curricular para que el niño pueda ir a la par con sus compañeros, haciendo que no sea tan difícil la integración.

 

Esto lo puede hacer una escuela privada especial o la escuela especial de la provincia que adapta lo curricular y trabaja en conjunto con el colegio.

 

En estos casos hay una cuestión de vacío legal porque la maestra integradora no van todos los días a ver lo que pasa con el niño durante todo sus días de escuela.

 

Muchas veces, solo pasa entre dos o tres veces a la semana como modo de supervisión de cómo se está trabajando o solo acompaña un par de horas a estos niños.

 

Sin embargo, ¿Qué sucedería si estos niños con autismo requieren un acompañamiento extendido?

 

En aquellos casos en los que el niño se sienta muy abrumado en el aula, presente ansiedad o se necesite calmarlo; puede que requiera de un acompañamiento externo.

 

La obra social o prepaga ¿Tienen que autorizar estas dos funciones?

 

Si es algo que realmente en niño lo necesita y tienes una orden médica que lo sustenta y justifica; pueden convivir ambas funciones.

 

Ya que este niño necesita de una maestra que elabore la adaptación curricular y otro acompañamiento que apoye su transitar más fácil en el aula. 

 

El autismo y la maestra integradora: ¿Qué leyes protegen al maestro integrador y de apoyo externo?

 

En materia de legislación, la convención de derecho de las personas con discapacidad, es la que garantiza y da la protección mayor a estas personas y tiene varias aristas de cobertura.

 

En cuanto a lo educativo, la propia convención habla sobre la posibilidad de que las personas con discapacidad tengan acceso integral a la educación.

 

Por otro lado, lo referente a la ley de rehabilitación de personas con discapacidad también garantiza el acceso a la educación.

 

Estas dos leyes, la de convención que está dentro de la Constitución ratificada por la ley de rehabilitación, enfatizan en garantizar la cobertura en la educación y la integración en las aulas.

 

Lo importante es que cuando veas estás dificultades, ya sea de rechazo por parte de la prepago u obra social, puedas hacer el reclamo judicialmente ante la justicia.

 

Sin embargo, previamente también puedes hacer un reclamo extrajudicial acudiendo a la superintendencia de servicios de salud y en caso de no contar con las respuestas, la última vía es lo judicial, mediante un amparo de salud.

 

Ahora bien, en cuanto a las leyes, estas sostienen que el equipo de apoyo en cuanto a la integración escolar tiene que tener una maestra que pertenezca a ese equipo.

 

La otra posibilidad es que la maestra de apoyo a la integración sea una prestación correspondiente y no pertenezca al equipo y sea una maestra externa.

 

Entonces, para acceder a todas las prestaciones de la obra social o tú prepaga, siempre es importante contar con el certificado de discapacidad al día.

 

Pero, si por alguna razón no lo tienes al día, el reclamo se hace más difícil, aunque de igual manera corresponde las prestaciones.

 

Conclusiones generales 

¿Conocías estos derechos? ¿Alguna vez te fueron negados? 

 

Si estás pasando por esta situación, ahora ya sabes cuáles son tus derechos y cómo puedes actuar para exigirlos.

 

Pero, si te queda alguna duda, tienes que recurrir a un asesor legal (abogado) que se especialice en estos temas y pueda brindarte aún más información sobre lo que puedes hacer para aprovechar los beneficios que le brindan las obras sociales a tu hijo.

 

Estamos seguros de que con toda esta información, ahora sabes qué hacer y cómo hacerlo. 

 

Recuerda que es el derecho de tu hijo y la responsabilidad de las obras sociales o tú prepagas el acompañarlo en todo momento y aún más en sus procesos de aprendizaje y de salud física y mental.

 

Lo esencial es que conozcas todas las cuestiones legales que te sirven para salir adelante con tu hijo. 

 

Todo lo que hagas lo tienes que hacer con tiempo, asesorada legalmente y sobre todo con mucha paciencia para seguir este camino. 

 

Ahora sabes que cuentas con leyes que te acompañan y tienen la responsabilidad de hacerlo. No estás sola y tu hijo tampoco. 

Deja tu comentario por medio de Facebook: